Seleccionar página

¿Tienen el erotismo y la infidelidad relación? La infidelidad se ha apoderado de las sociedades modernas. Parece estar creciendo conforme crece también el acceso a material erótico.

Ironicamente, la fidelidad ha sido un estigma creado por los mismos grupos sociales poderosos a escala mundial, especialmente las potencias religiosas y las civilizaciones más antiguas.

No obstante, con el paso de los años, el tema de la infidelidad se ha «salido de las manos» de los grandes poderes. Hasta el punto de que las últimas investigaciones arrojan resultados alarmantes.

En todo el mundo, cerca de 1 de cada tres personas son o han sido infieles a sus parejas estables. Esta cifra es más grande en Europa y América latina

Pero, ¿existe alguna relación directa entre el erotismo y la infidelidad? Pues la respuesta a esta interrogante parece ser positiva.

Un estudio desarrollado en la Universidad de New York demostró que las personas que piensan de manera erótica durante gran parte del día, tienden a estar incorformes con la sexualidad dentro de sus relaciones estables.

Erotismo y la infidelidad son aliados

Dicho en otras palabras, las personas altamente eroticas, estén en la constante búsqueda de experiencias sexuales más placenteras. Quieren encuentros «fuera de lo común» lo que justifica la directa relación entre el erotismo y la infidelidad. 

Aparentemente, mientras más se alimenta la mente de escenas eróticas, como las descritas en la pornografia, información sexual, peliculas, videos y foros, mucho mas suceptibles somos a pensar de manera erótica con regularidad y, en consecuancia, a ser infieles.

Otro punto a considerar es que el crecimiento excesivo de medios de comunicación masivos. A través de la era digital, ha facilitado el contacto entre personas eróticas que pueden conectarse y compartir sus aventuras sexuales. Por esto también se habla de la infidelidad virtual. 

Sin entrar en el dilema de, si la monogamia es buena o no, la verdad es que las cifras de infidelidad, y sobre todo, el hecho de que esta conducta se repita en varios individuos de forma recurrente, parece estar directamente relacionada con la exposición frecuente al mundo erótico. 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies
. ACEPTAR

Aviso de cookies