Seleccionar página

Aunque son muchas las situaciones en donde puedes sentir erotismo (cuando estás besándote con tu pareja, cuando ven películas eróticas o en una noche de pasión), no todos tenemos sentimos erotismo por las mismas razones.

Hay personas que pueden responder a estímulos por ciertos gestos o estímulos, y está muy asociado con la manera en la que experimentan el placer. Así, al comparar estas actitudes con otras experiencias, podemos preguntarnos si es normal sentirnos muy eróticos.

Incluso, la posibilidad de mantener relaciones sexuales seguidas o diarias, también hace pensar si hay algo excepcional que permita que eso ocurra.

En caso de que todos estos cuestionamientos anden por tu cabeza, hoy queremos explicarte Erotismo ¿Por qué soy tan erótico? ¿Está mal? Comencemos…

¿Qué es el erotismo?

El erotismo es un tipo de conducta que se basa en el comportamiento del dios Eros, la cual combina una gran pasión y forma de amar intensa, con un deseo sexual de la misma magnitud.

Se asumía que esta conducta en la antigüedad, otorgaba una personalidad extrovertida, con una alta capacidad de desear, dar y sentir placer.

Hoy en día, se sigue intuyendo lo mismo sobre el erotismo, pero hay dos grandes vertientes que pueden cambiar significativamente lo que se desea trasmitir:

·         El erotismo poético. Está enfocado a las insinuaciones realizadas ya sea con las palabras, los gestos e incluso con la propia ropa. Es un coqueteo intensificado que busca algún tipo de provocación y así lograr el deseo en alguien más.

·         El erotismo sexual. Se vincula directamente con el placer y los juegos íntimos, por lo que se asocia con los juegos previos en la intimidad y lo que hace una pareja para incitar al otro a excitarse o aumentar la pasión.

En todo caso, el erotismo está vinculado con la sensualidad, teniendo en cuenta que este es la fase final de un cortejo complejo. Lo que comienza con una interacción personal y emocional, puede llevar a desarrollar sensualidad entre los vinculados.

Esa chispa ocasionada con los chistes, los roces y la tentación, va escalando hacia los tipos de erotismo. Estos últimos persiguen un fin más bien sexual y que se materialicen las interacciones íntimas.

Erotismo ¿Por qué algunos somos más eróticos que otros?

El deseo sexual se basa en estímulos y una influencia entre hormonas, sentimientos y estados de ánimo. Alguien muy erótico está en equilibrio con sus emociones, deja de sobrevivir en el plano existencial y se le facilita conectarse con otras necesidades.

Al encontrarse tan estable, satisfecho o feliz, puede sentir inmediatamente ganas de relacionarse, amar y sentir placer.

Así, una persona cansada, deprimida o preocupada no va a alcanzar el mismo nivel o frecuencia de erotismo. Probablemente, se sienta muy desanimada para pensar “en eso”.

Lo mismo ocurre con la carga hormonal: estos desajustes pueden anular el deseo sexual o aumentarlo en ambos sexos. Procesos biológicos como el Síndrome Premenstrual o la menstruación, son igualmente determinantes en el erotismo de una mujer, en este caso.

Ser más eróticos que otras personas, es algo que se relaciona con las señales o provocaciones. No todos encontramos placer en las mismas cosas, por lo que ser más estimulado por una fantasía o por el contexto a tu alrededor.

Tal vez a tu pareja les hace mayor ilusión un ambiente romántico con velas, mientras que en tu caso te sientes tentado con la adrenalina, el ver una situación imposible o donde pudiesen ser descubiertos.

Preguntas frecuentes sobre el erotismo

Sabemos que existen muchas dudas sobre el erotismo. Para que puedas tener relaciones satisfactorias y conocer más tu cuerpo, vamos a resolver las más comunes:

¿Es normal pensar tanto en sexo?

Si atraviesas una fase de exploración o estás conociendo a alguien que te gusta, los pensamientos sobre sexo son comunes.

Si no hay nadie en tu radar, sigue también es natural estos pensamientos, porque tu mente descubre sensaciones para registrar patrones sexuales.

¿Por qué siempre estoy excitado/a?

Esta es una respuesta común del cuerpo ante los estímulos que conversábamos anteriormente. Cuando se está más cerca de situaciones que generan deseo, es normal sentirse excitado en ese momento o en mayor parte del día.

¿Como sé si mi erotismo ya no es normal?

En caso de que el erotismo te impida realizar tus actividades diarias, o no puedes frenar tus deseos de tener relaciones íntimas o presentas fantasías sexuales parafílicas, puedes tener algún trastorno o el síndrome de excitación sexual persistente. En estos casos, lo recomendable es buscar ayuda profesional.

Con todos los detalles descritos sobre lo que significa el erotismo y qué te puede estar haciendo más erótico, la invitación es que sigas informándote a diario, consulta con un médico si ves algo inusual, y disfruta de tu placer conscientemente.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies
. ACEPTAR

Aviso de cookies