Seleccionar página

Se ha definido el el sexo lento como aquel que es practicado sin apuros, con plena conciencia de su importancia y del placer que proporciona prolongar las relaciones sexuales.

Sabemos que la vida nos pone muchas trabas, nos agobia con los problemas y las preocupaciones, pero tenemos que sobreponernos a ello y disfrutar de la vida.

Muchas personas sacan tiempo para ir al gimnasio o a hacer deporte, incluso para salir de bares. Son ocupaciones estupendas, pero nada comparado a disfrutar debidamente del sexo lento. Además, el sexo es el ejercicio más sano que podemos disfrutar.

Cuando dedicamos tiempo a la práctica del sexo, cuando nos demoramos en las caricias, en el tacto de piel con piel, en mirarnos a los ojos mientras lo hacemos. Al igual que en lamer, chupar o embestir lentamente, las sensaciones se amplifican y el placer que experimentamos es mucho mayor.

Sexo lento ¿es igual que sexo tántrico?

No es necesario llegar a la práctica del sexo tántrico, pero lo cierto es que la demora en el sexo nos ayuda a distinguir los tipos de vagina o los tipos de pene que disfrutamos. Además, a explorar lentamente el clítoris y a buscar con serenidad el punto G y practicar muchas más posturas sexuales.

Los juegos de follar en el sexo demorado experimentan una sensación profunda y prolongada que una vez es sentida nunca se olvida. Pronto hablaremos del Tao del sexo para nuestros seguidores, pero tampoco es el sexo lento que todos los terapeutas nos recomiendan.

¿El sexo lento es solo para mayores?

El sexo lento no es una cuestión de edad. Las personas maduras son más propicias a practicar el sexo de forma lenta por su propia madurez sexual, pero también las personas jóvenes, más fogosas, deben detenerse a practicar el sexo lento en más ocasiones, pues la satisfacción que les procurará será inigualable.

Es hora de cortar con el estrés y dedicar más tiempo al sexo. Un sexo más calmado, más consciente es sentido más profundamente e invita a disfrutar de las sensaciones, a tocar y a explorar. El sexo lento se puede practicar en pareja, incluso en grupo, pero también a solas, y convertir la masturbación en una experiencia única.

Tradicionalmente se ha relacionado el sexo lento más con las mujeres, pero la ignorancia que los hombres muchas veces hemos demostrado frente al sexo prolongado es un atraso que hay que reparar. El objetivo del sexo no debe ser únicamente el orgasmo, pues nos perdemos todo el camino hasta esa meta. Y muchas veces el camino, disfrutar lentamente del sexo, es más importante y placentero que el propio orgasmo.

Nuestra sexualidad debe tener la importancia que merece, como una parte muy profunda de nosotros mismos, por lo que dedicarle el tiempo necesario para un disfrute pleno nos ofrecerá una recompensa infinita.

Relájate y disfruta del sexo lento. No te arrepentirás.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies
. ACEPTAR

Aviso de cookies