Seleccionar página

El sexo tántrico se ha convertido en un delicioso misterio que ha despertado la curiosidad sexual de los más eróticos.

Se trata de una disciplina ancestral derivada del Budismo e Hinduismo oriental, que se basa en focalizar la energía del universo mientras se está disfrutando del acto sexual.

El sexo tántrico ha sido practicado desde hace varias décadas en países de Asia y el oriente y tiene su origen en el tantra; un concepto que engloba el crecimiento personal, la meditación y la contemplación como el camino hacia la evolución espiritual de los budistas

Consiste, en gran parte, en la práctica consiente y voluntaria de rituales con estímulos sensoriales que llevan al conocimiento del cuerpo y al placer desde un punto de vista maduro y volviendo a lo más elemental, como las caricias lentas y los estímulos a través de las manos.

He hecho, uno de los principios del hinduismo en el sexo intenso es lograr conectar las energías de los amantes a través del uso consiente de los 5 sentidos integrados en el acto sexual como un medio para lograr la meditación y el crecimiento espiritual.

Sexo tántrico: rituales y prácticas de las parejas

Las parejas que practican el sexo como forma de vida han aprendido a adoptar ciertas prácticas en el momento de tener relaciones sexuales, las cuales se han incorporado como parte del acto íntimo y tienen su esencia en el encuentro de los espíritus y la conexión con las energías que ha  brindado el universo a través del cuerpo humano

El objetivo: lograr orgasmos sin eyacular

Aunque quienes practican el sexo tántrico aseguran que logran alcanzar los orgasmos más ricos, placenteros y prolongados, la verdad es que los más expertos en sexo tántrico explican que, con este método de intimidad sexual, el fin está lejos de ser el placer.

De hecho, en el sexo comúnmente practicado a escala mundial, el objetivo que se busca es acelerar el placer hasta llevarlo a un “clímax final” que termina siendo el orgasmo en la mujer y la eyaculación masculina.

Sin embargo, en este tipo de sexo en su esencia evoca todo lo contrario. Se espera de los participantes en este ritual del tantra que logren prolongar la eyaculación y el orgasmo a fin de tener más tiempo para conocerse y disfrutar y evitar la interrupción del acto íntimo a través de la eyaculación

Sexo tántrico: Conocer tu cuerpo y el del otro

El objetivo principal de quienes practican el sexo tántrico como forma de vida es lograr conectarse con su propio cuerpo.

Se trata de explorarse y auto explorarse hasta saber el punto exacto de la energía en la que radica el disfruta sexual del individuo. Una de las banderas del sexo tántrico es que las parejas se exploran y lograr conocerse a profundidad, sin poner atención en “defectos” e inseguridades.

Mayor control de los sentidos

El sexo tántrico consiste en concentrarse en el acto a tal punto de evitar el orgasmo para dar tiempo a disfrutar más el cuerpo involucrando los 5 sentidos. Suele estar ligado a rituales que involucren tocarse, hablarse, besarse, olerse hasta probarse

Vivir el presente si pensar en el futuro

Aunque se ha malinterpretado en muchas oportunidades, los aficionados al sexo tántrico valoran que en esta práctica sexual ancestral el centro del disfrute sexual está en el momento presente sin que estos necesariamente involucre compromiso a futuro con la persona con la cual se comparte el intercambio de energía sexual.

Mantener movimientos armónicos

Los movimientos son fundamentales para el hinduismo. Contrario al sexo tradicional, en el sexo tántrico no hay ninguna carrera contra el tiempo. De hecho, los amantes se entregan al momento sin límite alguno de tiempo, pues esperan ir conociéndose poco  apoco y sincronizar sus movimientos hasta lograr el disfrute óptimo de todos los involucrados.

¿Has estado con alguien que disfrute del sexo tántrico? Comenta aquí

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies
. ACEPTAR

Aviso de cookies