Seleccionar página

Si dices soy muy erótico o que tiendes a excitarte con facilidad, seguramente pensarás que es un problema cuando estás solo o no sales con alguien. Incluso, en caso de estar con alguien, puedes lamentarte que tu pareja no tenga la misma libido que tú.

Pese a que tenemos el concepto de que, la satisfacción, viene de la penetración o los otros tipos de sexo, pueden conseguirse sensaciones alucinantes con explorar tus zonas erógenas. ¡Hay diferentes formas de estimularte y lograr orgasmos intensos!

Si crees que es imprescindible para ti los besos, toques o caricias, cada vez hay más formas de sustituirlos y de que tengas momentos para desahogar tu erotismo y sentirte complacido.

Si no has logrado identificar cómo hacerlo, aquí te daremos algunas ideas sobre: Soy muy erótico¿Cómo divertirme si no tengo pareja?

Soy muy erótico, pero no tengo pareja. ¿Qué hago?

Esta puede ser una oportunidad para que pienses más en tu placer. Es la luz verde que necesitabas para que no te angusties por cumplir las expectativas de alguien más y te centres en lo que necesitas tú para sentirte totalmente complacido (a).

Descúbre tu cuerpo

Se trata de ti, de las zonas que te dan placer, el tipo de tacto que disfrutas, lo que te estremece, y lo que no te funciona… En este caso, a lo que debes prestar atención, es a lo que tu propio cuerpo te va diciendo con cada roce.

Entiende tu erotismo

Eres muy erótico, pero… ¿Qué provoca esto? Enciende velas de diferentes olores en cada oportunidad, pon música, ve pornografía para identificar el estilo que más te gusta, imagina cosas o repite frases que puedan encender tu llama.

Si sabes qué exactamente es lo que te hace ser tan erótico, entonces sabrás el modo de satisfacerte. A veces, el mayor problema es que no se terminan de conseguir orgasmos satisfactorios que te dejen complacido (a) y eso hace que nunca cesen tus ganas.

Crea el ambiente según lo que te guste

Si ya has identificado lo que te motiva y lo que te hace sentir tanta pasión, entonces tómate una vez al día o cada dos días para crear un ambiente que disfrutes.

Varía de espacios, prueba salirte de tu habitación y explorar tu casa para crear dinamismo y que el momento del placer autodidacta nunca sea aburrido.

¿Cómo disfrutar de mi sexualidad al ser muy caliente y estar soltero?

Aunque ya entiendes los principios básicos para lograrlo, seguramente te estarás preguntando qué herramientas o técnicas son las idóneas para tener más placer si estoy soltero (a).

1.     Desnúdate y haz todo paso a paso

Has el proceso como si se tratara de un encuentro íntimo: quítate las prendas una por una, con una mano toca tus partes erógenas por encima de la ropa y con la otra siente otras zonas: el pecho, el abdomen, los muslos… Relájate y con el ambiente que hayas escogido, ¡solo déjate llevar!

2.     No vayas directo a tu zona íntima

Aunque la tentación o el impulso te lleve a tu aparto reproductor inmediatamente, juega contigo, toca los alrededores, o haz pequeños toques por encima de la ropa y retira la mano. Mientras concéntrate en el video que ves o la música que escuchas.

3.     Utiliza vibradores y lubricantes

Si eres mujer, tu mejor compañía serán los juguetes sexuales, aunque es cierto que si eres hombre también puedes encontrar juguetes para ti, pero por lo general suelen preferir prescindir de ellos. En ese caso, utiliza lubricante para una experiencia fabulosa.

4.     Prueba diferentes posiciones

No te quedes en la cama: ponte de pie, baja las caderas, siéntate, sube una pierna, ve a la cocina o al baño… Experimenta todas las posturas que te ayuden entenderte mejor y llegar a tu punto exacto de placer. ¡En cada sesión haz algo fuera de lo común!

5.     Si dices soy muy erótico: Prueba en lugares eróticos para divertirte

Si quieres volver a probar el calor humano, siempre tendrás la alternativa de escorts y casas de mujeres u hombres de compañía.

También puedes asistir a clubes swingers u otros recintos similares. La recomendación es protegerte y ser responsable con tu sexualidad.

Cuando somos muy eróticos, los estímulos están en todas partes: la calle, una canción, un aroma, o un recuerdo. Si en ese momento no tienes la posibilidad de compartir la piel con alguien más, siempre te tendrás a ti como principal fuente de placer… ¡Aprovéchalo!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies
. ACEPTAR

Aviso de cookies